#OrigiReto2018 | La extraña invitación | Abril (2)

Tras despedirme de los chicos, salgo de casa de Brayden. Hemos pasado una tarde intensa jugando Dead Zity, nuestro juego favorito de temática zombie. Son casi las diez de la noche. Está próxima la hora de la cena en casa aunque, tampoco me importa demasiado. Mi padrastro está a punto de llegar por lo que planeo subir directamente a mi habitación por la parte trasera ayudándome del gran roble que da a mi ventana antes de vérmelas con la bestia alcohólica y drogadicta que vive con mi madre y conmigo.

De pronto, unas luces me ciegan, haciéndome retroceder por instinto evitando ser atropellada, sin percatarme de la figura oscura que se abalanza hacia mí. Desde mi posición en el suelo, con mi espalda y trasero doloridos, lo veo levantarse y salir disparado calle abajo. No consigo verle la cara, la lleva oculta tras la capucha de una sudadera oscura a juego con el resto de su ropa. Echo un vistazo a mi bolsa pero no falta nada. "Vaya tipo más raro", pienso mientras me levanto y continuo mi camino, esta vez, con paso más ligero. 

Las luces de casa están encendidas. Las siluetas de mi madre y su nuevo esposo se dibujan a través de las cortinas corridas del salón y las voces, tan elevadas, llegan bastante claras hasta la calle. Con movimientos tan rápidos como sigilosos me escabullo hacía la parte trasera encaramándome al tronco del roble en el patio y trepando por él hasta la ventana, que siempre dejo un poco abierta para permitirme entrar en caso de que el energúmeno se me adelante. 

Ya en mi habitación, con los auriculares puestos y la música a todo volumen evitando así escuchar la discusión que mantienen abajo, vuelco el contenido de mi bolsa en la cama. Todavía no puedo creer que el tipo de antes solo tuviera la intención de placarme y largarse como si nada. Lo más normal es que me hubiera robado. Aunque... hay un detalle que hasta ahora me había pasado desapercibido: un sobre de color negro, sin nada escrito por ningún lado. 

Con la curiosidad latiendo por todo mi ser, lo abro despacio como si fuera una bomba a punto de estallar, pero lo que me encuentro es todavía más extraño. 


Un trozo de papel también de color negro, con un círculo más claro y un cuervo negro en el que reza una extraña invitación al antiguo psiquiátrico de la ciudad.

Lo firma un tal R.B., pero por más que me devano las neuronas no consigo dar con quien quiera que sea.

También cabe la posibilidad de que sea de Brayden o cualquiera de los chicos, a veces llevamos las partidas un poco más lejos aunque hasta ahora, no se nos ha ocurrido jamás entrar en el antiguo manicomio, más que nada porque es un lugar inestable que en cualquier momento puede derrumbarse.

No me lo pienso dos veces y miro la hora en el móvil. Las 22:30. Falta tan solo una hora y media. Vuelvo a meter mis cosas junto a la invitación del cuervo en mi bolsa y salgo de nuevo por la ventana. Antes de ir a Broadmore, pienso en pasar por Jimmy´s para cenar algo.

Empujo aquella vieja y pesada puerta, conteniendo la respiración. No es que sea una chica asustadiza. El rollo paranormal no me iba y nunca había creído en ninguna de las leyendas que los habitantes de Crow Hill se inventaban sobre este lugar y el incendio que terminó con él hacía ya unos años. Pero ni yo misma debía ignorar que, a estas horas de una noche cerrada en la que habitaba la niebla y las nubes se empeñaban en ocultar a la luna, el lugar tiene un toque bastante tétrico.

La puerta no se mueve ni un ápice ante mi empujón, resoplo girándome en busca de alguna otra forma de entrar cuando, un chirrido a mi espalda llama mi atención. Cómo si alguien de adentro se hubiera percatado de mi presencia, la puerta se abre de pronto, tan solo una rendija por la que no se aprecia ningún atisbo de vida del interior.

—¿Hola? —pregunto empujando la puerta y deslizándome despacio por el interior. Nadie me recibe. Tan solo me rodean las paredes desconchadas por el paso de los años y tiznadas de negro por el hollín. Se pueden observar algunas pintadas que los más atrevidos han dejado como prueba de su momentánea instancia. Miro la hora. Faltan solo unos pocos minutos para la hora acordada. Pero... ¿quién ha abierto la puerta de entrada a mi llegada?

Decido investigar adentrándome un poco más por el lugar, intentando imaginar la clase de juego que tienen preparado los chicos. Tengo que reconocer que sería perfecto para celebrar una fiesta de Halloween o la típica sesión de Ouija. Comienzo a impacientarme al no encontrar a nadie y vuelvo a mirar la extraña invitación que ha aparecido en mi bolsa. ¿Qué sentido tiene no poner una fecha concreta si no se hubiese tratado de esta noche?

Un escalofrío me recorre por completo de pronto. Echo un rápido vistazo a mi alrededor buscando alguna ventana abierta por donde se cuele el viento pero todas las posibles salidas estan tapiadas y la puerta principal hace un rato que la he dejado atrás.

Una sombra, borrosa y veloz, pasa por delante de mí desapareciendo en la densa oscuridad. Intento seguirla aunque mi instinto me grita que salga de allí lo antes posible.

Pero entonces lo veo. Brayden es el chico más tonto del planeta. Quien pretende asustarme y pierde la bufanda que le regalé por navidad ante mis narices. Recojo la prenda decidida a ser yo misma quien le de el mayor susto de su vida y abro la puerta por la que ha desaparecido...

Aquel olor a carne en descomposición me dice que no era Brayden quien se ocultaba tras aquella puerta. Demasiado tarde. Lo último que vi fue su rostro deforme y sus afilados colmillos rasgando mi piel. Dicen que después del dolor viene la calma y eso fue lo último que sentí antes de ser tragada por la oscuridad.

--Fin--


Este relato pertenece al Reto de escritura #OrigiReto2018 para el objetivo 2.- "Escribe una historia de terror que suceda en un manicomio".

*Podéis consultar las bases en el blog de Stiby o en el de Katty. Podéis uniros en cualquier momento de este año. 


Comentarios

  1. Me ha dado mucha pena que haya acabado así la protagonista, desde el anterior relato me había caído muy bien D:
    Aunque al intuir el objetivo ya supuse que bien, bien, no acabaría...

    No tengo mucho que añadir, ha sido un buen relato, me ha mantenido intrigada hasta el final. Me gusta la fluidez que tienes a la hora de narrar.

    Un saludo, hasta otra.

    ResponderEliminar

  2. ¡Buenas! Ya estoy de vuelta por aquí. Este relato me ha atrapado mucho, la verdad. Y realmente ha dado canguelo. Es como ¿quién manda la carta? ¿Qué está pasando? La protagonista me gusta bastante tanto en este relato como en el anterior. Muy bien. :)
    Ánimo con los siguientes.

    En cuanto a cositas, sólo he visto un detalle cuando empiezas a decir El rollo paranormal no me iba ya que el resto del relato está en presente y queda un poco rara ese párrafo. También he visto que a veces pones comas que para mi gusto rompen un poco la narración, como en esta frase resoplo girándome en busca de alguna otra forma de entrar cuando, un chirrido a mi espalda llama mi atención. Aunque no sé decirte si esto está realmente “mal” gramaticalmente hablando.

    Genial tu incrusión en el terror!! Espero que sigas animándote con el género para cumplir los objetivos anuales :) Enhorabuena por los 10op.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, iba a decirte lo del tiempo en que escribes el relato en una parte, pero acabo de ver que ya te lo ha dicho Stiby, así que voy a centrarme en el relato en sí.

    Me ha gustado mucho, y estoy convencida de que si hubieras tenido otras mil palabras de margen te habría quedado todavía mejor, ya que te pasa como a mí, que añades muchas ideas al relato y es una pena que no puedas llegar a desarrollarlas un poco más. en este caso creo que alargas mucho el comienzo dándole importancia a un extra que al fin y al cabo es de adorno, y me refiero a lo del padrastro, ya que aunque le da un toque dramático a la historia, en realidad ni siquiera habría sido necesario que pasara por su casa para el desarrollo del relato, aunque me parece estupendo que hayas querido darle un poco más de volumen al personaje con ello.

    Como consejo, creo que tienes una muy buena base aquí para trabajar con el tema terror y te aconsejo, es más, te animo fervientemente xD a que extiendas la longitud del relato centrandote en la parte del manicomio, que creo que es realmente buena y me da que la limitaste por la extensión.

    Tienes muy buena forma de hacer ver el sentimiento del momento, das lo justo para entender el lugar como no grato y desagradable, y lo mejor del relato para mi gusto, es que la valentía de la protagonista te lleva a un estado de tensión y rechazo hacia lo que está haciendo muy, muy bien conseguido. El hecho de que entre por su cuenta, dando por hecho lo que sucede, te hace saltar todas las alarmas, cuando ves que lo tiene tan claro, dudas de que la cosa pueda terminar bien y te dan ganas de gritarle que se de la vuelta xD y cuando se da cuenta de donde se ha metido, tienes la maestría de calmarla con la bufanda, haciendo pensar al lector que está preocupándose de más, para terminar el relato de la mejor forma posible. Tres bien.

    Es esa clase de sensación cambiante y nerviosa la que hace que cualquier detalle de miedo en una historia. Muy buen relato.

    Simple forma de enlazarlo con el anterior, muy de mi gusto también y muy bonita tu pegatina con estrella del mes. Enhorabuena por tus 10op de Abril, ánimo con mayo ^^

    .KATTY.
    @Musajue

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares