#OrigiReto2018 | La descendiente de Ammut | Marzo (2)

El ruido de la vibración de mi teléfono contra la mesita de noche me despierta. Ha sido una noche larga, las pesadillas que creí habían terminado hacía mucho han regresado, mis párpados luchan por mantenerse cerrados y siento un dolor punzante en la cabeza como si un grupo de rock estuviera tocando a todo trapo en ella. Estiro mi mano alcanzando el teléfono y aprieto el botón llevándomelo de forma automática a la oreja sin ver siquiera de quien se trata.

— ¿Si? —con la voz todavía rasposa, medio adormilado, es lo único que alcanzo a preguntar en estos momentos.

— ¿Aiden? Perdona si te he despertado, hijo, si lo prefieres puedo llamarte en otro momento... —es el señor Freeman, su padre. Me incorporo en la cama y mi mirada se desvía hacia el calendario en la pequeña mesa a mi lado. Con razón la pesadilla ha regresado, faltan tan solo cinco días para el aniversario de su muerte. Todos los años el mismo sueño recurrente aparece para recordarme mi gran fallo, que por mi culpa, ella ya no está.

—Señor Freeman, no se preocupe ¿qué desea? —le pregunto, aunque ya sé para que ha llamado. La abuela de Aria siempre tuvo unas creencias un tanto peculiares y desde el día del funeral de su nieta y hasta el día del suyo propio aseguró que Aria continuaba entre nosotros, que no había sido capaz de avanzar para encontrar su descanso. La verdad, nunca he creído demasiado en ello, pero imagino que la culpa es lo que me hace viajar cada año hasta Ever Hill para continuar con la promesa que Robert le hizo a su madre en el lecho de muerte.

—Solo llamaba para recordarte que la fecha está próxima, sé que no te sientes cómodo haciendo esto, sinceramente, tampoco creo demasiado en estas cosas pero... —su voz se apaga poco a poco y sé lo que va a decir, sé que lo necesita, que es una manera de aferrarse a su hija. Por mi parte pienso que todos deberíamos pasar página por el bien de nuestra cordura pero aún así y como cada año acepto, más por él que por mí. Se lo debo.

—No se preocupe, Robert, lo entiendo y tampoco es que nos haga ningún daño —lo tranquilizo con la promesa de volver a vernos de nuevo —dentro de un par de días ahí estaré.

Acabo de llegar a Ever Hill, todavía desde el coche observo el paisaje a mí alrededor. Estamos a las afueras del pueblo y es agradable cambiar la contaminación y las prisas tan características de la ciudad por la paz y tranquilidad que ofrece el bosque que rodea la granja del señor Freeman.

De repente siento como si alguien me observara. Paseo mi mirada en rededor pero ni tan siquiera Robert ha salido todavía a mi llegada. Y es entonces cuando lo veo. Apenas un borrón oscuro pero, a la vez tan conocido. Tal vez mi mente está sugestionada por todas las historias que la señora Freeman nos metió en la cabeza pero, casi sin darme cuenta, me encuentro fuera del coche caminando hasta la linde del bosque.  Creo que al fin me he vuelto loco ya que, cuando llego hasta el árbol desde el que me ha parecido que me observaba, lógicamente no había nadie. No sé qué exactamente esperaba encontrar, pero ella ya no está y tengo que superarlo.

La luna llena brilla en todo su esplendor en lo alto del firmamento y ambos nos encontramos en el claro del bosque junto al lago, con todo preparado. La que se encargaba de preparar todo esto era la señora Anat y no verla a ella allí, hace que esta situación se vuelva extraña.

El tiempo ha cambiado de repente y ahora sopla una suave y gélida brisa que hace que un escalofrío recorra todo mi ser. Como un mal presentimiento. Quiero pedirle a Robert que se detenga, pero aunque mi boca se abre, no consigo decir nada. Las llamas de las velas han comenzado a chisporrotear con una intensidad casi sobrenatural, y...

— ¿Aiden? —Volteo al escuchar su voz. Está igual que la última vez que la vi, como si nada hubiera ocurrido ni hubieran pasado estos tres años—. ¿Qué haces aquí? —pregunta, y me quedo congelado sin saber qué responder. Porque, la que no debería estar aquí es ella—. No deberías, tú...

— ¡DEJADLA! —Una voz femenina que no reconozco retumba en el lugar. Temo alzar mi mirada pero aún así, no puedo evitarlo y, lo que veo me hace retroceder un par de pasos al mismo tiempo que quiero salir corriendo, coger a Aria y huir con ella lejos de toda esta pesadilla. Una oscura e imponente figura femenina, de cabello largo y oscuro, se alza frente al ritual. No entiendo nada. Tampoco el porqué Robert se ha puesto a rezar en estos momentos. Logro percibir algunas palabras que recita en un lenguaje antiguo.  —YA ES TARDE, INSIGNIFICANTES MORTALES, EN VIDA NO LA ENSEÑASTEIS A ESCOGER VUESTRO CAMINO, AHORA ME PERTENECE....

La mujer sigue hablando y por el rabillo del ojo veo a Aria moverse hacia donde está su padre y comenzar a recitar junto con él las extrañas palabras. Sin saber muy bien cómo ni por qué, me uno a ellos y sorprendentemente de mi boca salen exactamente las palabras adecuadas. En las manos del ¿espectro?, aparecen dos esferas azuladas, pero antes de qué pueda hacer nada, un grito desgarrador se escucha en la oscuridad del bosque y de pronto desaparece, dejando una lluvia de cenizas tras ella.

Volteo despacio hacía Aria y su padre y la veo con sus manos todavía sujetando un bastón dorados con símbolos egipcios, clavado en el suelo.
—Gracias, ahora lo entiendo. Todo lo vivido estos días ha sido tan real… era como si fuera yo la que siguiera con vida… —escucho a Aria dirigirse a nosotros junto antes de desaparecer y dejar tras ella la paz que ambos necesitábamos desde hace tiempo.


-- Fin --


Este relato pertenece al Reto de escritura #OrigiReto2018 para el objetivo 5.- "Crea una historia que esté centrada en un ritual.".

*Podéis consultar las bases en el blog de Stiby o en el de Katty. Podéis uniros en cualquier momento de este año. 



Comentarios

  1. ¡Hola!
    Uy, me ha costado un poco pillar este relato, creo que porque introduces el ritual muy repentinamente y queda un poco confuso. El final no sé si lo he entendido bien, es decir, según he comprendido, el padre de Aria llama al ¿novio? (por cierto en el comentario anterior me referí a él en femenino no sé por qué) para hacer un ritual porque Aria sigue entre ellos, como en modo fantasma. Lo que quieren es que ella deje el mundo de los mortales, ¿no?

    Por un momento pensé que era todo un plot twist y quien estaba muerto era Aiden, en lugar de Aria, y que se daba cuenta justo al final de este relato, pero releyendo creo que es lo que comenté arriba... aunque creo que interpretando ambiguamente podrían darse las dos soluciones, y eso me encanta, porque me gusta montarme mis paranoias cuando leo relatos, que sean un poco abiertos y "libres".

    Enhorabuena por tus 8 puntitos, pronto en el ranking!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Sí, bueno... la idea era esa desde el principio, que Aria fuera la que estuviera muerta y ellos dos quedan para hacer el ritual que la libere del espíritu malo y así pueda dejar el mundo de los mortales.
      Aunque releyéndolo (porque como bien sabes lo escribí un poco deprisa por falta de tiempo y ni corrección ni nada /_.) también puede dar la opción esa que comentas de quedar un poco abierto y a interpretación del lector.

      Me alegro que te guste y gracias por comentar tus impresiones que siempre vienen genial!

      Eliminar
  2. Bua, qué chulo. Me ha gustado mucho la forma en la que planteas el ritual, como algo que van a hacer por tradición aunque el personaje principal no crea demasiado en ello. Curioso, muy curioso, aunque creo que se me escapa la relación de este con marzo1 :S la chica debía ser la misma, pero quien le seguía era un chico, por lo que no era el espectro de la mujer, ¿era el chico que terminó siendo su novio realmente? Dudas, dudas xD me ha enganchado bastante la verdad.

    A ver, cosillas, casi todo lo que ví son cosillas a la hora de puntuar que dejan extrañas las frases:
    pero sin, casi darme cuenta, me encuentro fuera -> Cambiar el orden lo arregla muchísimo, prueba con "pero, casi sin darme cuenta,me..."
    No sé el qué exactamente esperaba encontrar -> "el" lo quitaría
    hace que me recorra un escalofrío por todo mi ser -> Me+Mi=suena muy a todo YO, ¿que tal, "hace que un escalofrío recorra todo mi ser"?
    años. — ¿Qué haces aquí? No deberías, tú... —me pregunta y yo, me quedo congelado sin saber qué responder. -> El punto va tras el guión. Quita el me, si no, es en mayúscula, y "—me pregunta" debería estar detrás de la interrogación. La coma debería ir detrás de "pregunta" y el yo no es necesario: yo me= me.

    podría ser algo así:
    — ¿Aiden? —Volteo al escuchar su voz. Está igual que la última vez que la vi, como si nada hubiera ocurrido ni hubieran pasado estos tres años—. ¿Qué haces aquí? —pregunta, y me quedo congelado sin saber qué responder. Porque, la que no debería estar aquí es ella—. No deberías, tú...
    Pero en general todo way. Te añado esos 8op bien merecidos ;3

    .KATTY.
    @Musajue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que sí, que con prisas y sin corrección ni nada, y encima el límite de palabras, me quedó algo medio raro al final jeje Sí, se supone que Aria es la que está muerta y en el anterior relato era como que estaba como en otro plano re viviendo la vida que tenía, por algún motivo se cruzó con Aiden y en la confusión de su muerte, creyó que él era el muerto. De ahí que el espíritu anterior fuera masculino, ya que estaba contado desde el punto de vista de una Aria confusa con su situación.

      Muchas gracias por la corrección. La verdad me encantan tus comentarios porque siempre me ayudas con eso. *Le da una galletita virutal por ser su correctora personal* x'DD Tomo nota de todo, como siempre. Espero poco a poco ir mejorando con esos fallitos(:

      Sobre todo, me alegro que te haya gustado el relato

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares